Política:

  1. Home  »  Política   »   Rebasa PRI a Pan, pero por la derecha

 

Rebasa PRI a Pan, pero por la derecha

Fecha: 15 de mayo de 2013 | Autor:

gasolinazo1– Impuesto “verde”, una calamidad

– Subejercicio presupuestal, SOS

– No hay cobro de facturas

 

Por lo visto el PRI y su nuevo gobierno pretenden “rebasar” al PAN en materia económica, fiscal y energética, pero por la derecha. Esto es decir se encuentran aplicando religiosamente las recetas neoliberales que no son otra cosa que cargarle a la ciudadanía, el costo de los excesos, deficiencias e ineficiencias de los distintos gobiernos y legislaturas a nivel federal y estatal de las últimas décadas.

Un ejemplo de ello son los aumentos mensuales que aplican al precio de las gasolinas, a efecto de ir disminuyendo el subsidio que, por ejemplo, el año pasado sumó más de 222 mil millones de pesos.

Aquí las preguntas son: ¿los ciudadanos son los culpables de que no tengamos en el país las refinadoras de petróleo suficientes para satisfacer el mercado interno de gasolina y otros productos energéticos, los cuales tenemos que importar a precios altos? ¿Es responsabilidad de la población del déficit público que hemos registrado históricamente si no tomamos en cuenta el ingreso petrolero? ¿Quién ha permitido y fomentado la corrupción en Pemex, el despilfarro en sueldos y prestaciones entre sus funcionarios de todos los niveles así como de los abusos y desfalcos que van a parar a los bolsillos de los líderes sindicales?

Y siguiendo en el terreno de la incongruencia, en esta semana Pemex emitió la convocatoria de licitación para la construcción del  gasoducto Los Ramones para … ¡importar gas natural de Estados Unidos!, a un costo de 2 mil 150 millones de dólares.

 

Impuesto “verde”, calamidad

Y si esto no es suficiente para deprimirse, tenemos la propuesta del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) de establecer un impuesto ‘verde’ de 5 pesos al litro de gasolinas,  “para mitigar los efectos negativos ocasionados por el uso excesivo de vehículos particulares”.  Esto por spuesto es una calamidad, pues ahora resulta que la clase media de la población debe pagar por la ineficiente planeación de las ciudades y el pésimo servicio general del transporte público.

Cuando el petróleo debería ser una ventaja comparativa industrial y comercial para México, así como un beneficio para sus habitantes, se ha transformado en un serio peligro de aumento de impuestos para las próximas reformas hacendaria y para la reactivación económica del país.

Sin embargo, es justo reconocer que los aumentos de la gasolina y la eliminación del subsidio tienen un gran respaldo en cierto sector de “líderes de opinión”, tanto así que nos hacen recordar a esos muñecos que tienen en su interior un artefacto para que abran la boca, simulando que hablan cuando en realidad lo hace un ventrílocuo.


SOS en la construcción

Con alarma, el sector de la construcción, no viviendero, lanzó un desesperado SOS sobre la eventual desaparición de alrededor de 2,000 pequeñas y medianas empresas constructoras diseminadas en todo el país.

Esto, según nos comentó Luis Zárate Rocha, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), se debe ni más ni menos al subejercicio presupuestal que se registró en el primer trimestre del año, lo cual se agrega a la suspensión de pagos por parte de los gobiernos estatales  a sus proveedores, en su mayoría pymes.

En ese organismo empresarial están afiliadas alrededor de 11,000 empresas, de las cuales 9,500 pertenecen al sector de las pequeñas y medianas. De acuerdo con sus datos, la industria de la construcciòn genera unos 20 milllones de empleos, entre directos e indirectos.

Durante  el primer trimestre del año, la industria de la construcción en México sufrió una contracción en su índice de producción de 2.3% respecto al mismo periodo del año pasado, según indicadores económicos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En particular, durante marzo se reportó una fuerte contracción de 5.2% respecto al mismo mes del 2012, siendo la caída anual s fuerte para un solo mes desde el periodo recesivo que vivió esta industria entre 2009 y 2010. Es importante destacar que el ajuste que se observó en marzo, es el cuarto en los últimos cinco meses reportados.

Por supuesto que a esta crisis de liquidez en las constructoras se suma a la crisis financiera que padecen las grandes vivienderas, que no atinan por donde salir de la misma, ya que ni las reestructuraciones de sus pasivos han sido suficientes para remontar la grave situación, al grado que el precio de sus acciones siguen en picada.

Los industriales de la construcción definen perfectamente las causas de sus males: el cambio sexenal, que determinó un menor gasto público en obra de infraestructura, y la crisis que afecta a las grandes desarrolladoras de vivienda en el país, y que se ve reflejada en una caída en la construcción de nuevas unidades.

Para Luis Zárate, en la crisis de las vivienderas no existen elementos políticos que pudieran haber acelerado su caída. O más claro, el cobro de facturas que el nuevo gobierno estuviera haciendo a algunos directivos de ese sector que abiertamente apostaron a que el PRI no regresaría, al menos en este sexenio, a detentar la Presidencia de la República.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − 9 =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad