Opinión:

  1. Home  »  Opinión   »   Los tiempos de Madero

 

Los tiempos de Madero

Fecha: 24 de enero de 2014 | Autor:

maderoPoco a poco, sin que las prisas los agobien, la dirigencia del Partido Acción Nacional va dando los pasos necesarios para la renovación de los mandos del partido. Hay que recordar que el período para el que fue electo el actual presidente del CEN panista, Gustavo Madero, concluyó el 5 de diciembre del año pasado, y que por diversas causas, algunas provocadas por sus propios contrincantes, en su afán de ponerle piedras en el camino a su reelección, entorpecieron el curso del proceso, prolongando involuntariamente su estancia al frente del blanquiazul.

El dirigente panista, ha sorteado con habilidad las trampas que le han puesto sus rivales en la contienda. Primero, le objetaron las propuestas de reforma a los estatutos del partido, planteadas durante la celebración de la 17 Asamblea Nacional, en marzo del año pasado. Luego, rompieron el quorum de dicha Asamblea, obligando a la suspensión de los trabajos, por lo que la revisión del proyecto de reformas tuvo que dejarse para una fecha posterior.

La reanudación de los trabajos de esa Asamblea se llevó a cabo hasta el mes de agosto, fecha en que, de nueva cuenta los grupos del dirigente panista y los identificados con el expresidente Felipe Calderón, los senadores Ernesto Cordero, Javier Lozano y otros personajes, volvieron a chocar, y aunque estos hicieron todo lo posible por impedir la aprobación de las reformas maderistas, finalmente fueron aprobadas por la Asamblea, lo que profundizó, aún más, las heridas entre estos grupos.

No me queda claro la estrategia seguida por los opositores a Madero, que lo que menos querrían es que éste hubiera extendido su mandato más allá del plazo estatutario. Pero con sus acciones lo único que lograron fue que el tiempo para la preparación del proceso sucesorio se fuera consumiendo, impidiendo que éste se realizara antes del 5 de diciembre y, consecuentemente, que saliera su dirigente actual.

El presidente Madero manejó bien sus tiempos, para lo que, además, contó con la colaboración involuntaria de sus rivales. Propuso reformas para la elección de la dirigencia que tendrían que ser aprobadas por la Asamblea de su partido, que a su vez debería avalar la autoridad electoral. Estos pasos requerían de un cierto tiempo, que ya de por si resultaba muy apretado para cumplir con los plazos para la renovación de la dirigencia partidista. Pero como además, se tuvieron que reprogramar los trabajos de la Asamblea, ante el rompimiento del quorum, el calendario avanzó hasta hacer imposible la elección en noviembre y obligar a posponerla hasta el primer semestre de este año.

La ineficaz táctica de boicotear sesiones por parte de los Corderistas, también operó en la sesión extraordinaria del Consejo Nacional panista del 30 de noviembre, que en esa ocasión también tuvo que suspenderse por falta de quorum, y que, finalmente, se reanudó y concluyó hasta el pasado fin de semana.

Importante y estratégica reunión porque en ésta se eligió a la comisión especial que tendrá a su cargo la renovación de la dirigencia nacional de este partido, además de ratificar el nuevo reglamento interno del Comité Ejecutivo Nacional que establece las reglas para este proceso, y que deberá revisar y avalar, en su caso,  el Instituto Federal Electoral (IFE).

Podría decirse que, hasta el momento, a Gustavo Madero le han salido las cosas de acuerdo a sus planes y a sus tiempos: la aprobación de sus reformas, la prolongación de facto de su mandato, la aprobación de la comisión encargada de organizar el proceso sucesorio, el control del partido, el manejo del padrón de militantes. En fin, todo un diseño estratégico para despejarle el camino hacia su reelección.

El dirigente blanquiazul, contará todavía con un tiempo extra en el timón de mando, el mismo que le se lleve al IFE aprobar el reglamento interno, porque a partir de ese momento, podrá solicitar la licencia a su cargo, como lo ha ofrecido, para competir en condiciones de igualdad. Una cortesía hacia sus contrincantes, pues estatutariamente no está obligado a hacerlo, pero que, sin embargo, se puede dar el lujo de hacer, tras todos los amarres, acuerdos, alianzas y compromisos que habrá logrado concretar, durante su estancia al frente del blanquiazul.

Con la aprobación del IFE al reglamento interno, el proceso sucesorio podrá iniciar, aunque la elección tendrá que esperar, al menos, 90 días, plazo con el que cuentan los aspirantes para su campaña de proselitismo, y en la que tendrán que esforzarse mucho, pues, por primera vez en la historia de este partido, el cargo dependerá del voto de más de 200 mil militantes, en lugar de la voluntad de un puñado de consejeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad