Opinión:

  1. Home  »  Opinión   »   Sector vivienda y su financiamiento, el paso de Michael Jackson

 

Sector vivienda y su financiamiento, el paso de Michael Jackson

Fecha: 12 de febrero de 2014 | Autor:

Casa geo– Necia realidad económica, no se ajusta al discurso

– InterBanco necesita educación financiera

  

Cada vez son más los analistas y expertos que aseguran que si algo ha salido mal y se ha errado en la política económica de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, es el relativo al sector vivienda y su financiamiento. El mismo secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, ha tenido que reconocer públicamente el impacto negativo que ha generado esta área en el crecimiento económico del país.

Empresarios y financieros del sector bromean con que solicitarán al Poder Legislativo que adelante elecciones estatales en Oaxaca, Sonora, Yucatán y otras entidades, a efecto de que los titulares del Infonavit, Sociedad Hipotecaria Federal y Sedatu y otras dependencias relacionadas con la vivienda, se lancen por la candidatura del PRI y dejen la administración a verdaderos expertos en el tema.

El Fovissste se cuece aparte, pues José Reyes Baeza ya gobernó su entidad por lo que se concentra en continuar con el camino que le dejó planchado su antecesor Manuel Pérez Cárdenas.

Pero lo que no se debe tomar en broma es el desastre económico social que puede ocasionar que el sector siga en caída libre sin que se tomen las medidas para promover su repunte. Mientras el déficit de vivienda nueva sigue ampliándose, las desarrolladoras están a un paso de la quiebra, dejando en el camino a miles de desempleados y deudas impagables.

En la parte financiera el caos no es para menos pues los bancos acreedores de esas vivienderas, se niegan obviamente a entregar más crédito al sector, sobre todo en créditos puente, por más programas de garantías que la SHF les brinda en charola de plata.

Y para colmo, a los intermediarios no bancarios que están dispuestos a participar simple y sencillamente se les hace a un lado, gracias a la gran confusión que existe en el propio sector financiero público.

Por ejemplo, existe una decena de sofomes hipotecarias en excelente condiciones financieras a los cuales la SHF les rechaza el fondeo y los programas de garantías porque no son entidades reguladas.

Ante esto, dichas empresas especializadas se voltean hacia la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para solicitar su regulación, a efecto de cumplir con los requisitos del organismo dirigido por Jesús Cano Vélez, pero reciben una negativa como respuesta bajo el argumento de que no es necesario ya que no captan ahorro del público, eso sí se cuestiona que la SHF no les otorgue fondeo.

Mientras tanto la SHF ha optado por revivir a la banca de primer piso gubernamental de tristes recuerdos para todos los mexicanos, al preferir otorgar los créditos directamente a las empresas constructoras.

Esperemos que no sea otro paso más al estilo del baile de Michael Jackson, que parecía que caminaba para adelante, pero en realidad iba hacia atrás.

Por cierto, hoy se reúne el pleno del Consejo Nacional de Vivienda, será su  vigésima segunda sesión  ordinaria y que preside el titular de la Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, aunque, en honor a la verdad, no se esperan anuncios espectaculares, sólo rutina.

 

Necia realidad económica

Entrados ya hacia la segunda quincena de febrero del segundo año de gobierno del  presidente Enrique Peña Nieto  y la realidad de la economía parece que no quiere ajustarse a las líneas discursivas que exaltan avances tanto en crecimiento como en generación de empleos y lo más reciente, la calificación a nivel de triple “A” que se le otorgó a la de deuda gubernamental, lo cual, en teoría, traerá mayor inversión hacia nuestro país

Por supuesto todo ello contrasta con la lentitud  que se observa en la marcha de la economía, que ya preocupa a los empresarios, pero sobre todo a los millones de mexicanos que se encuentran en el desempleo. Indicadores como el de confianza de los consumidores, que no es otra cosa que el reflejo de la economía  al interior de los hogares, da cuenta que aquélla está en sus peores niveles y que sigue en picada.

La caída en la confianza de los consumidores frenó, por ejemplo, la venta de autos nuevos en el país durante el mes pasado, por consecuencia  el empleo en el sector automotriz, que es hoy unos de los motores de la economía.  

Se nota también un lento avance en la producción de vivienda nueva, y por más impulso que se le ha dado a la industria, los consumidores también han pospuesto sus decisiones de compra esperando mejores tiempos, pero lo que no se detiene es el alza en los precios de la viviendas, como reportó hace un par de días la Sociedad Hipotecaria Federal.

O sea, la euforia de las reformas estructurales aún no se nota en el bolsillo de los mexicanos, ni siquiera un asomo de mejoría, pues de acuerdo con el Índice de Confianza del Consumidor que elabora el Banco de México, el rubro que mide la actual situación económica del país con relación a la que prevaleció hace 12 meses, tuvo un descenso anual de 19.7 por ciento, con 83.1 puntos; mientras que el componente que hace alusión a la percepción de los consumidores sobre la situación económica del país dentro de un año respecto a la actual, alcanzó un nivel de 88.4 puntos, que significó una baja de 18 por ciento, luego de los 107.7 puntos reportados en enero de 2013.

Lo peor de todo es que no sólo hay la percepción entre las familias, empresarios y sociedad en general de que las cosas no cambiarán  en el corto o mediano plazos, como lo demuestran los datos del Banco Central, por lo que algo tendría hacerse para que la economía se acelere, no sea que de nueva cuenta se nos informe de una nueva desaceleración, cuando la que se vivió en 2013 apenas está remontando.

 

InterBanco necesita educación financiera

Ya en alguna ocasión se cuestionó en este espacio: ¿y si mejor educamos a los banqueros? Es el caso de Eduardo García Lecuona que preside InterBanco, el cual por cierto está en plena campaña de promoción.

Resulta que este banco nuevo realiza las prácticas de los bancos viejos para retener a los clientes insatisfechos con sus servicios y bloquea su cancelación de tarjetas de crédito, contabilizando y enviando estados de cuenta por 75 centavos.

Así que cuidado con caer en la trampa de la promoción de este banco en tasas de interés de su tarjeta de crédito para pymes, cobra el doble que los bancos más grandes del sistema, de ahí que huyan sus clientes. Un caso más para la Condusef de Mario Di Costanzo, sin duda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad