Opinión:

  1. Home  »  Opinión   »   Desacuerdos, diferendos y algunas pugnas

 

Desacuerdos, diferendos y algunas pugnas

Fecha: 2 de mayo de 2014 | Autor:

camara dip3Sin duda el tema de esta semana ha sido el debate legislativo en las cámaras de senadores y de diputados para la aprobación de las leyes reglamentarias correspondientes a las reformas constitucionales en materia energética, de telecomunicaciones y político-electoral. Intenso y con prisas, porque el tiempo les ganó y el primer período de sesiones del Congreso concluyó, justo el día de ayer.

Lo que quedó pendiente tendrá que ser materia de uno o dos períodos extraordinarios, en los que las bancadas de las principales fuerzas políticas PRI, PAN y PRD, deberán buscar los acuerdos necesarios para contar con las leyes que permitan poner en práctica, vamos, darle vigencia a los contenidos de las reformas estructurales. Es lo menos que podría esperarse de esta legislatura, tras el enorme esfuerzo realizado el año pasado, en el que, con dificultades pero con voluntad, pudieron ponerse de acuerdo en las reformas constitucionales que le abren una expectativa nueva al país.

Resultaría inaceptable que, habiendo logrado lo más: las reformas a  algunos preceptos constitucionales considerados por muchos años como intocables, ahora se tropezara en la elaboración de las normas secundarias ante los desacuerdos, y no únicamente por los que se dan entre los distintos partidos sobre los contenidos de las leyes, sino también por las diferencias políticas internas que existen en algunos de estos partidos, que se han convertido en auténticos obstáculos para lograr consensos.

Y es que, a los problemas para alcanzar acuerdos entre gobierno y fuerzas de oposición que luchan por el poder, habría que considerar otras batallas, no menos enconadas, las que se dan hacia el interior de los propios partidos, en donde la pugna es por el control de su instituto político. Lo anterior, hace que la tarea de negociación de acuerdos, sea bastante más compleja. De hecho, habría que señalar que en el tema que nos ocupa, el período de sesiones del Congreso resultó insuficiente para la aprobación de las leyes, en parte, por los diferendos entre los grupos que se disputan la dirigencia del partido blanquiazul, que alargaron los debates sobre algunas leyes, por la falta de coincidencia para establecer una posición clara de ese partido.  

Tampoco se podría descartar, la posibilidad de una estrategia para comerse el tiempo, sobre la apuesta de que el triunfo del grupo calderonista, en la carrera por la dirigencia panista, provocaría un cambio en los términos de la relación con el gobierno federal, haciendo más costosa, para la administración del Presidente Peña Nieto, la negociación para los acuerdos legislativos.

Las reformas constitucionales aprobadas el año pasado, tocan temas sensibles de poderosos consorcios, que por supuesto están en la batalla por conservar privilegios y evitar afectaciones mayores. A estos hay que considerarlos también en este juego de vencidas. Si bien, no actúan de manera abierta y directa, lo hacen a través de muy diversos y variados intermediarios, aprovechando su poder económico, sus relaciones y compromisos, que podemos asegurar, son muchos y a muy altos niveles. Los menciono porque su huella se puede ver, tanto en los debates legislativos, como en campañas mediáticas, marchas y plantones. Su influencia es tal que, en ocasiones, son capaces de inclinar la balanza para lograr que los cambios resulten más de forma que de fondo.

Como en el caso de las reformas constitucionales, no hay marcha atrás, queda el debate por las leyes reglamentarias, en donde algunos pretenden recuperar algo de lo perdido. Esto explica los diferendos entre las mismas fuerzas políticas que en las constitucionales pudieron ponerse de acuerdo. Creo, sin embargo, que los consensos se alcanzarán y las leyes secundarias, finalmente, se aprobarán. Ningún partido querrá cargar con la culpa política de haber obstaculizado los cambios que el país requiere para su desarrollo y crecimiento, eso sí, de que tratarán de hacerla cansada y más costosa, ni quien lo dude.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + diecisiete =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad