Opinión:

  1. Home  »  Opinión   »   Vivienda abandonada, asunto de Estado

 

Vivienda abandonada, asunto de Estado

Fecha: 4 de junio de 2014 | Autor:

viviendasLos nuevos aliadas del gobierno

-Subsidios a la vivienda, acaparados

-El mexican moment se evaporó

 

El fenómeno de la vivienda abandonada en el país es, sin duda, uno de los pendientes que tiene que resolver la actual administración, pues si bien es una herencia de los anteriores dos sexenios, son activos totalmente improductivos que involucran recursos públicos que se tienen que recuperar.

Es un asunto de Estado y como tal se debe abordar y no sólo aplicar paliativos como los que ha intentado el Infonavit, cuyo programa piloto de recuperación y venta de esos activos fue un rotundo fracaso, con todo y que se les dio a los desarrolladores la oportunidad de revender las pocas casas abandonadas, de las casi 5 cinco millones que se estima están en esas condiciones.

La preocupación surge, porque diversos analistas han advertido que el  problema tiende a incrementarse si no se toman medidas efectivas, pero con los bajos niveles de crecimiento económico, la escasa generación de empleos, muchos de ellos temporales, y la parálisis que priva en muchos sectores productivos, se ve difícil que se tenga una solución, al menos en el corto plazo.

Lo que si se tiene claro que en el momento en que las grandes desarrolladoras de vivienda — léase Geo, Urbi, Homex— cayeron en desgracia, luego de que el gobierno las dejó a su suerte ante el cúmulo de abusos que cometieron y los beneficios que obtuvieron en los gobiernos panistas, la administración peñista se dio a la tarea de conformar un grupo de empresas aliadas para tratar de cubrir los huecos dejadas por aquellas en el mercado nacional.

Y por supuesto, dotarlas de beneficios para demostrar que la política de vivienda de la actual administración si funciona.

 

Las nuevas aliadas

Así que de inmediato se colocaron a la cabeza en el programa nacional de vivienda, empresas como Consorcio Ara, Sadasi y Vinte, con gran trayectoria en el mercado nacional, pero estas dos últimas manejadas siempre con bajo perfil en los gobiernos panistas.

Las otras que se han identificado como aliadas del gobierno de Enrique Peña Nieto son  Grupo Javer, Ruba, VGI, Grupo Roma, y la empresa  Gig.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional de Vivienda, en el primer cuatrimestre del año  siete de esas vivienderas, excluyendo a Vinte, acaparon el 26.5% de los subsidios para la compra de casas con créditos del Infonavit.

Se sabe que luego de la salida de Geo, Homex y Urbi del mercado nacional, al menos quedaron en stand byen tanto solucionan sus problemas financieros, esas empresas comenzaron a extender sus operaciones en diversas regiones del país a través de empresas locales, recibieron 516 millones 14 mil pesos de los más de mil 900 millones de pesos erogados y comprometidos en ese periodo, sólo a través del Infonavit.

El 89 por ciento de los subsidios se otorgó para la adquisición de vivienda nueva y las casas usadas registraron una participación de 4 por ciento.

Cabe destacar que durante muchos años, Geo,  que encabeza el arquitecto Luis Orvañanos, fue el principal acaparador de recursos federales, posición que ahora la está ocupando el Consorcio Ara, que al igual que Grupo Javer y Ruba participan en la Bolsa Mexicana de Valores.    

El programa de subsidios para vivienda durante este año contempla la erogación de 12 mil 600 millones de pesos, cifra histórica autorizada por el Congreso de la Unión y la tendencia actual hace prever que las el grupo de las vivienderas aliadas del gobierno federal podrían ser las mayores beneficiadas de esos recursos.

Por lo pronto hace un par de día, Jorge Carlos Ramírez Marín,  secretario de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), se reunió con desarrolladores de todo el país para  revisar la agenda de trabajo en el segundo semestre del año y exhortarlos a fortalecer la coordinación con la Conavi.

El titular de la Sedatu les reiteró que las reglas de operación se mantienen con certidumbre y aseguró que en la medida en que crezca el sector de la vivienda el resto de las ramas económicas se moverán positivamente y escucharon de parte del funcionario los proyectos, esquemas, acuerdos y lineamientos a instrumentar por el gobierno federal en lo que resta del año.

Fernando Abusaid, presidente de dicha Cámara, asumió el compromiso de sumarse a los esfuerzos del gobierno federal para avanzar en la construcción de más vivienda de calidad y con calidez humana.

 

Mexican moment se esfumó

Y contrario a lo que siempre opina y aplaude el líder de la Canadevi sobre las cifras alegres de crecimiento en el sector de la construcción y en particular el de la vivienda, otros empresarios como banqueros, analistas y académicos han expresado su escepticismo sobre la buena marcha de la economía y su pronta recuperación. Eso es ya una preocupación generalizada.

Es más, coinciden en que el llamado mexican moment, al que reiteradamente alude el Presidente Enrique Peña Nieto para presumir las reformas aprobadas en el Congreso de la Unión  mismas que supuestamente generarán en el  país mayor desarrollo y crecimiento, simplemente se evaporó, dicen, ante el bajo crecimiento del Producto Interno Bruto del país observado en 2013 y lo que va de 2014.

Para el gobierno federal, el verdadero debate del crecimiento económico no debe centrarse solamente en las cifras trimestrales o en las cifras del año en curso, sino en qué hacer para crecer a mejores tasas y de manera sostenida, algo que desde el inicio de esta administración puso de relieve el propio gobierno y todavía los sectores productivos y la sociedad en general esperan saber qué se hará, más allá de los discursos, porque éstos, por muy bien redactados que estén, no han logrado sacar a la economía de la parálisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 5 =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad