Opinión:

  1. Home  »  Opinión   »   Más supervisión para la permanencia de partidos

 

Más supervisión para la permanencia de partidos

Fecha: 31 de julio de 2014 | Autor:

partidos-politicosSe dice que, a partir de que el otrora Instituto Federal Electoral asumió el control de los procesos comiciales, se han otorgado 20 registros a partidos políticos nacionales, y que de estos nuevos institutos, sólo cuatro han logrado sobrevivir: Partido del Trabajo (1993), Verde Ecologista de México(1993), Movimiento Ciudadano (ex Convergencia1999) y Nueva Alianza (2005).

 

Según Consultoría Integralia, el promedio histórico de vida de los nuevos partidos ha sido de 14 meses, lo que significa que su participación en el escenario político de nuestro país, se reduce a un debut y despedida, al no lograr ir más allá de su primera incursión electoral, por no alcanzar el porcentaje mínimo de la votación general que demanda la ley. Entonces, pierden su registro.

 

De esa efímera existencia no se salvan ni algunos de los partidos actualmente con vida. En efecto, tanto el Partido del Trabajo como el Verde Ecologista, sufrieron un descalabro en su primera elección, en 1991, al fracasar en el porcentaje mínimo requerido, por la legislación de entonces, que era de1.5 por ciento sobre la votación global. Así que, como consecuencia de esta falla, desaparecieron del mapa político. Ambos partidos volvieron a solicitar su registro en 1993, salvando el requisito de votación mínima, por lo que desde entonces forman parte de nuestro sistema pluripartidista.

Por la triste experiencia de varios de esos partidos fugaces, seguramente fue que el legislador decidió endurecer los requisitos para la subsistencia de estas instituciones en nuestra vida política. Y es que, en un momento dado, estos organismos resultaron muy atractivos, pero como negocios familiares, con derecho a recibir financiamiento público, en base a las prerrogativas de ley, y sin mayor responsabilidad ni obligación de dar cuentas a nadie.

Así que la flamante Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE) ahora obliga, entre otras cosas, a la autoridad a revisar y depurar los padrones de afiliados de estas entidades de interés público. Los resultados de estas revisiones han arrojado datos interesantes como el hecho de que, prácticamente, en todos los partidos existen irregularidades en sus padrones. Las más comunes tienen que ver con afiliados que están duplicados por aparecer, las mismas personas, en dos o más partidos.

En algunos casos, la situación es grave como en el del Partido del Trabajo, en donde casi el 50 por ciento de sus militantes está registrado en otro organismo político. El partido Movimiento Ciudadano, también tiene militantes que aparecen duplicados en otra fuerza política, aunque en su caso, sólo se trata del 26 por ciento de sus afiliados. El PRD padece del mismo mal, pues 20 por ciento de sus militantes aparecen también en otro padrón. ¿Se puede imaginar usted en el de qué partido?, pues nada menos que en el del ¡PRI! Otros más aparecen en el de Morena, lo cual era de esperar.

 

La depuración que hizo Gustavo Madero de su padrón de militantes, a finales de 2012, que llevó a reducirlo en poco más del 80 por ciento, prendió los focos rojos en el PAN, cuando vino la revisión de la autoridad. Y es que, entre los que eliminó Madero, con su depuración, y los que quitó la autoridad electoral, por estar duplicados en otras fuerzas políticas, el blanquiazul quedó a sólo 3 mil afiliados de perder su registro. La ley obliga a estas instituciones a acreditar un mínimo de militantes equivalente a 0.26 por ciento del padrón electoral, lo que representa poco más de 219 mil ciudadanos. Según los números finales del padrón panista, el partido cuenta con menos de 223 mil afiliados. Sobre la revisión al padrón priista, el INE informó que dará los resultados en el próximo mes de agosto.

 

Como ya lo hemos comentado, para el caso de los nuevos partidos, existe la prohibición de formar alianzas en su primera elección, lo que los obliga a realizar un esfuerzo mayúsculo de promoción y proselitismo, pues su permanencia depende, exclusivamente, de los votos que logren obtener por sí solos.

 

Además, el porcentaje mínimo de votación requerido para conservar el registro, ahora es del 3 por ciento, que para la elección de junio de 2015 significará, aproximadamente, un millón trescientos mil votos, si calculamos una votación un poco menor al 50 por ciento del padrón de casi 86 millones de electores.

 

En los últimos seis procesos electorales federales intermedios, con excepción de los de 1991 y 1997, en los que la participación ciudadana alcanzó un 65.9 por ciento y 57.6 por ciento, respectivamente, el porcentaje de votación ha sido inferior al 50 por ciento del padrón electoral. Podríamos suponer, que el año que entra sea posible tener una votación cercana a ese 50 por ciento, siguiendo la tendencia creciente de participación electoral registrada en 2009  (44.6 %) que rescató tres puntos sobre los comicios de 2003 (41.6%).

 

 

Un comentario final. Mañana surgen a la vida tres nuevos partidos con registro, Morena, Partido Humanista y Partido Encuentro Social, con un reto no menor y una gran responsabilidad. Porque la experiencia sobre las novedades en este campo no ha sido buena, corresponde a estos nuevos organismos la carga de la prueba para acreditar que merecieron su registro y que su incorporación a nuestro sistema pluripartidista constituye una saludable aportación en beneficio de nuestra vida democrática. Esperemos que así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − seis =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad