Opinión:

  1. Home  »  Opinión   »   Campañas de pánico

 

Campañas de pánico

Fecha: 30 de abril de 2015 | Autor:

Campañas políticas 2015La semana pasada, una sección de la zona sur de nuestra ciudad, concretamente en la Delegación Coyoacán, se vio alterada por el bloqueo que varias personas llevaron a cabo en calles de la colonia Santo Domingo, con el consecuente caos vehicular que ya se puede usted imaginar.

La causa para impedir el paso de vehículos y hacerle la vida de cuadritos a quienes circulaban por ese lugar, era una protesta en contra de las autoridades de la ciudad, por la falta de seguridad. Denunciaban una ola criminal que había causado ya el secuestro y asesinato de varios niños con objeto de conseguir órganos para trasplantes.

La denuncia de semejantes hechos, no podía menos que encontrar el respaldo y la solidaridad ciudadana, pues tocaba fibras muy sensibles como son los hijos, en una población que, efectivamente, no duerme muy tranquila. Por otro lado, generaba un sentimiento de indignación y enojo en contra de las autoridades del gobierno de la capital, que tampoco pasan por su mejor momento, ante una supuesta  falta de atención a uno de los temas que más preocupan a los residentes del Distrito Federal y que es la seguridad.

Escenario más macabro no se podría presentar, sólo que había dos detalles, bueno tres, que no encajaban del todo con los hechos denunciados por los manifestantes. En primer lugar, resultaba que, a pesar de que se mencionaban doce casos ocurridos, no existía ninguna denuncia formal, esto es, de padres o familiares con nombre y apellido, sobre menores desaparecidos en esa zona.

En segundo lugar, quienes hacían esta denuncia y habían esparcido el rumor de menores secuestrados, a través de mensajes de voz, resultaron ser dos aspirantes a cargos de representación popular por el partido Morena, precisamente por aquella zona, por lo que tal denuncia sin fundamento, sonaba más a un ardid, una estrategia electorera indigna, por cierto, para sumar adeptos, al costo que fuera.

El  tercer detalle sospechosista sería el enfrentamiento entre el líder moral de Morena, Andrés Manuel López Obrador y el Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, de cara a las elecciones de junio próximo.  Una guerra por el posicionamiento de ese partido en el D. F., que es la plaza en donde Morena y su fundador tienen su mejor y mayor apuesta, pues saben que sus triunfos aquí tendrán un peso y significado especial con repercusión a nivel nacional.

Así que, muy al estilo del político tabasqueño, como la mano que mece la cuna, su gente fue a golpear a su enemigo político. A desprestigiar a las autoridades de la capital del país, sin que a él se le pueda atribuir autoría intelectual. Al fin de cuentas, siempre es más sencillo negar lo ocurrido, cosa que ya hicieron, y alegar la existencia de un complot en contra de ese partido y de su dirigente. Ya ve usted como dice que lo odian los de la mafia del poder, y algunos más.

Llegar a estos extremos sólo con el ánimo de allegarse simpatizantes y sumar votos, no tiene calificativo. Quizás lo peor sea el cinismo de quien difundió el rumor con un mensaje escalofriante, que más tarde él mismo desmintiera, alegando que, como padre de familia habría considerado importante alertar a la población para que protegieran a sus hijos, ante lo que, pensó, estaba sucediendo.

Esperemos que la población reaccione a la manipulación de que fue objeto y sancione con el veto de su voto a quienes jugaron con sus sentimientos y pretendieron sacar raja política, a través de una campaña de pánico.

 

Algo deberán hacer las autoridades para evitar que ese tipo de maniobras y otras peores se conviertan en parte del repertorio de campañas del actual proceso electoral. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − dos =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad