Agronegocios:

  1. Home  »  AgronegociosNotas Destacadas   »   CNA pide presupuesto responsable para el campo

 

CNA pide presupuesto responsable para el campo

Fecha: 10 de noviembre de 2017 | Autor: Indice Corporativo

campo slide

·       Manifiesta su preocupación por las reducciones presupuestales para el campo, que de aprobarse la propuesta actual, equivaldría en los últimos nueve años a un decremento de 34.8% en términos reales.

 

El Consejo Nacional Agropecuario (CNA) llama al Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y al Congreso de la Unión a debatir por un presupuesto responsable que destine mayores recursos para el próximo año a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), encargada de incentivar el crecimiento y competitividad del sector.

Para el CNA, se requiere contar con una visión de mediano y largo plazo en las políticas públicas para el sector agropecuario, tal y como lo tienen nuestros principales socios comerciales, Estados Unidos con el Farm Bill y la Unión Europea con la Política Agrícola Común, y es ésta la razón por la cual el Consejo está trabajando en un documento propositivo denominado “Visión 2030: Propuesta de Modelo de Política Pública para los Sectores Agroalimentario y Forestal”.

Sin embargo, en tanto no se cuente con esta visión de mediano y largo plazo en las políticas sectoriales, el Presupuesto de Egresos de la Federación sigue siendo el instrumento más poderoso en el corto plazo para incrementar la producción y la competitividad en el campo.

En términos reales, desde el 2009, el presupuesto de la SAGARPA hasta el presente año ha decrecido un 29.8%, equivalente a 21 mil 148 millones de pesos. De aprobarse la iniciativa para el 2018 que actualmente se encuentra en el Congreso, el decremento sería de 34.8%.

Dos temas sensibles actualmente en el sector agropecuario:

·       Para granos básicos se registra un incremento en los costos de producción y un desplome en los precios pagados al productor; por ejemplo, del 2011 al presente año los costos de producción de sorgo se han incrementado en más de un 60%, mientras que el precio de este grano se ha reducido en cerca del 50%. Esto se ha traducido en una pérdida de rentabilidad y conlleva la necesidad imperiosa de actualizar las referencias de Ingreso Objetivo para los agricultores.

·       En el sector pesquero se registra una reducción drástica en el apoyo al diésel marino, resultado de la reforma energética, que le ha restado viabilidad a la pesca y provoca que el costo de este combustible se haya incrementado en más del 80%.

Como país, seguimos teniendo rezagos importantes, particularmente si nos comparamos con los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial.

La prevalencia de asimetrías para México subsiste aún en comparación con naciones en desarrollo. Por ejemplo, de acuerdo a estimaciones del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), el gasto en inversión y desarrollo agropecuario en Brasil es 3.8 veces mayor al de nuestro país. Asimismo, ese país cuenta con una plantilla de investigadores en el sector agropecuario 48% superior a la existente en México.

La no aprobación de recursos suficientes de apoyo para el sector afecta también el dinamismo positivo que ha mostrado su producción y, en consecuencia, continuarán incrementándose las importaciones de productos básicos

Como Consejo, aplaudimos el hecho de contar con una balanza comercial agroalimentaria superavitaria a partir de 2015; no obstante, este resultado ha estado influenciado por un menor valor para la mayoría de los productos básicos que importamos, cuyas compras del exterior siguen creciendo.

Como resultado, tenemos una dependencia creciente en productos básicos.

sta situación coloca a México en una mayor vulnerabilidad hacia el futuro en materia alimentaria, ante lo que acontezca en el mundo, como ya ocurrió en el periodo 2007-2008, y nos aleja de la meta sexenal de contar con una autosuficiencia del 75% en granos básicos, tal y como lo recomiendan los organismos internacionales como la FAO.

Ante el crecimiento favorable que ha tenido el PIB del sector agropecuario, en relación con la economía en su conjunto, al igual que las exportaciones, un escenario de continua reducción de los recursos para apoyos, como ha venido ocurriendo, eventualmente afectará su desarrollo y agudizará la pobreza en las áreas rurales del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =

 

 

  • Destacadas