• Destacadas

Notas Destacadas:

  1. Home  »  Notas DestacadasOpinión   »   Inflación, desbordada; no hay forma de detenerla

 

Inflación, desbordada; no hay forma de detenerla

Fecha: 10 de enero de 2018 | Autor: Indice Corporativo

Por Agustín Vargas

·         En 2017 alcanzó el nivel más alto en 17 años

·         Recula el TEPJF

·         Dice no a compra de votos con monederos y tarjetas electrónicas

·         AMFE, buen inicio de año

 

La tasa anual de inflación durante 2017 generó preocupación y centró la atención de la mayoría de los agentes económicos en México y el inicio de 2018 será en el mismo tenor, pues todo parece indicar que no hay forma de detener el alza de los precios y lo peor, no hay para cuando se frene esta tendencia.

Los rumores sobre fuertes incrementos en precio de la tortilla, gas LP y gasolina al inicio del año dejaron de serlo apenas asomo el 2018 para convertirse en un hecho. Por supuesto, y como siempre ha sucedido, los prestadores de bienes y servicios se aprovecharon de la incertidumbre del entorno económico y político actual, acompañado de recientes alzas en precios ajenos al ciclo económico, como son productos agrícolas.

Estos hacen que los agentes económicos duden que la inflación regrese pronto a la meta del Banco de México (menor al 4 por ciento), con el riesgo de que incrementen más los precios de sus productos.

Ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio  a conocer que en diciembre de 2017 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó un crecimiento de 0.59 por ciento mensual, con lo cual la inflación anual llegó a 6.77 por ciento, en el nivel más alto de los últimos 16 años. Hace un año, los datos fueron de fueron de 0.46 por ciento mensual y de 3.36 por ciento anual.

Para algunos especialistas, los actuales niveles de inflación no son reflejo de presiones generadas por el lado de la demanda agregada (el crecimiento económico de México sigue siendo muy modesto), ni por mayores expectativas inflacionarias de los agentes económicos.

La inflación actual refleja en mayor medida un choque de oferta, pero por decisiones de política pública, al liberalizar el precio de la gasolina. O sea, el gasolinazo, pero sin control de precio oficial.

Adicionalmente, el efecto de la depreciación acumulada del tipo de cambio del peso frente al dólar  (a inicios de año superó los 22 pesos) incidió en mayores precios al consumidor. A partir de la segunda quincena de agosto la tasa anual había alcanzado su máximo y apuntaba a seguir una tendencia a la baja.

Sin embargo, la inflación volvió a repuntar en términos anuales en noviembre (6.63 por ciento) y cerramos el año con una tasa 6.77 por ciento (la más alta desde el 2000). Este último repunte se debe principalmente a alzas en productos agropecuarios e incrementos en el precio del gas LP.

De hecho, el crecimiento de la inflación en México fue uno de los factores que más golpeó a la economía en 2017. La reacción del efecto de la liberación del precio de los combustibles y choques externos que fomentaron la volatilidad del peso frente al dólar; fueron los principales factores a los que el Banco de México (Banxico) aquejó al incremento de los precios y la tendencia parece será la misma este 2018.

Recula TEPJF con el asunto de los monederos

Como balde de agua fría les cayó a los directivos de las empresas que participan en el mercado de monederos y tarjetas electrónicas de prepago, la aclaración que hizo la presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Otálora, en el sentido de que se mantiene la prohibición de que los partidos políticos hagan propaganda con éstas en favor de sus candidatos para las elecciones de este año.

Y es que ya se frotaban las manos porque se había anunciado o entendido lo contrario, que las autoridades electorales permitirían lo que se puede interpretar como “compra de votos” a través de la entrega de dinero vía las famosas monederos y tarjetas. A las firmas que participan en este sector, se les abriría un gran mercado porque seguramente todos los partidos acudirían a su uso y se establecería como una práctica común en todas las elecciones federales, estatales, municipales y legislativas.

Janine Otálora lo aclaró así: “Ninguna prohibición fue revocada y no se abrió paso para violar la normatividad electoral mediante el reparto de propaganda en forma de tarjetas con futuros beneficios”.

Y siguiendo con este movido mercado, resulta que últimamente la empresa Toka Internacional no las ha tenido todas consigo, pues en los últimos días trabajadores de la Secretaría de Salud de Sinaloa, se han quejado de que les aplican cargos no reconocidos en los monederos con que les fue entregado su bono navideño de 11 mil pesos.

Supuestas y múltiples compras que van desde 50 hasta 300 pesos les aparecen en sus estados de cuenta. La empresa se ha comprometido a reembolsarles los recursos, a lo que los sinaloenses están a la espera.

Pero por otro lado, esta firma con sede en Guadalajara, durante los últimos meses de 2017, se dice fue víctima de un fraude por parte de una grupo de exempleados al clonarle tarjetas por un monto de 50 millones de pesos, con los cuales fundaron su propia empresa de monederos electrónicos.

Lo peor para Toka Internacional, es que con esa empresa le han ganado numerosas licitaciones sobre todo con dependencias del gobierno de Jalisco. Obviamente la guerra legal y comercial entre ambas partes está al rojo vivo.

Y lo que también causó sorpresa en este mercado, fue la salida de José Antonio García León de la empresa Sí Vale, luego de encabezarla durante más de diez años, manteniéndose como su director general luego de que Grupo Financiero Monex se la vendiera al corporativo francés UP Group.

Dejó a Sí Vale como la empresa líder con una participación del 38 por ciento del mercado, y luego de meter su último “gol” al ganar por noveno año consecutivo el negocio más grande de incentivos laborales que es la licitación de fin de año que hace el Gobierno de la Ciudad de México, con la que entrega más de 10 mil pesos a sus más de 222 mil empleados.

AMFE, buen inicio de año

La que está empezando bien el año es la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), que preside Enrique Bojórquez Valenzuela, pues ha sumado a su organización, que agremia a las sofomes e intermediarios crediticios no bancarios más importantes y grandes del sector financiero, a las firmas Ferratum, Kreditech y Kueski.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 3 =