Negocios:

  1. Home  »  NegociosOpinión   »   Corporativo

 

Corporativo

Fecha: 11 de agosto de 2020 | Autor:

Rogelio Varela-

Sería un retroceso en materia sanitaria la desaparición del Consejo de Salubridad General (CSG) lo que obliga modificar la Constitución.

Una tras otra

Bajo el argumento que todo lo hecho en el pasado estuvo mal, la 4T ha incurrido en errores que la sociedad en su momento valorará.

La muestra es la política de salud, donde en  casi 21 meses de gobierno la cadena de yerros ha llevado a una crisis con retrocesos evidentes, y muertes que se multiplican.

En salud no se puede hacer más con menos, y sin importar eventos extraordinarios como el COVID-19 el recorte al gasto prevalece como lo documenta el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) que reporta un ajuste de 28 mil millones de pesos hasta junio pasado con relación al mismo mes de 2019, cuando por cierto, ya se había metido tijera.

Cierto, la cadena de decisiones erráticas inició  desde el año pasado con la desaparición del Seguro Popular, y con ello eliminar el Fondo para Gastos Catastróficos que no sólo afectó a los niños enfermos de cáncer, mucho hizo falta para encarar la pandemia.

México fue uno de los últimos países en donde llegó el coronavirus y en febrero pasado la secretaria de Salud de Jorge Alcocer Varela lo veía como un mal menor, pero con el paso de los meses somos el tercer país con más muertos al contabilizarse más de 52 mil defunciones, y contando.

Al frente del manejo de la pandemia se puso al subsecretario Hugo López-Gatell Ramírez quien politizó el tema, nunca creyó en la importancia de aplicar pruebas y bueno, del uso de cubre bocas jamás convenció de su importancia ni al propio presidente Andrés Manuel López Obrador, y entonces cómo podría ahora concientizar a grandes grupos de la población de su importancia.

Del manejo de cifras de la pandemia tampoco hay certeza, y tampoco se apoyó a los gobiernos de los estados con presupuestos etiquetados, de ahí el descontento de varios gobernadores que ahora son amenazados de responsabilidades administrativas y penales, de ahí el enojo de varios.

En ese rosario de errores en materia sanitaria añada la iniciativa para eliminar licitaciones y facultar al gobierno a comprar medicinas y vacunas en el extranjero, con el riesgo de desabasto, amén de borrar miles de empleos en la industria farmacéutica mexicana.

Pero la cosa no para ahí, ahora el gobierno emanada de Morena quiere desaparecer a los reguladores en salud, me refiero a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) y la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que llevar sus responsabilidades a la subsecretaría que encabeza López-Gatell.

Y bueno, agregue todavía una iniciativa más temeraria que revela la poca importancia que se da al tema sanitario, la intención de desaparecer el Consejo de Salubridad General (CSG).

Pero tomar una medida de esa índole quizá no sea tan fácil, ya que obligará a que se modifique el artículo 73 de la Constitución, lo que requiere la aprobación de dos tercios del Congreso en momentos en que la pandemia no cede, y las nuevas proyecciones de especialistas extranjeros apuntan que los muertos por COVID-19 en México rebasarán los 100 mil muertos antes que termine el año, lo que no debería ser ignorado por diputados y senadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad