Finanzas:

  1. Home  »  FinanzasNotas Destacadas   »   Sura te explica qué son las burbujas financieras

 

Sura te explica qué son las burbujas financieras

Fecha: 28 de agosto de 2020 | Autor:

Sura

Hablar sobre el mundo de las inversiones parece ser un tema para especialistas y poseedores de grandes patrimonios. Sin embargo, en Inversiones SURA reconocemos la importancia de las inversiones en el día a día para que las personas alcancen el futuro que siempre han deseado.

Desde una perspectiva más accesible, compartiremos una serie de contenidos con el objetivo de hacer del mundo de las inversiones un tema más cercano a todos. En esta ocasión hablaremos acerca de las Burbujas Financieras.

Movimiento irracional e injustificado

Una burbuja financiera se puede definir como un movimiento irracional e injustificado en los precios de algún o algunas clases de activos. El gran problema de las burbujas financieras es que suelen identificarse ya que están bastante avanzadas, es decir, los precios del activo han subido a niveles extraordinarios sin razón o causa aparente.

Generalmente las burbujas financieras surgen de una idea innovadora, un cambio de paradigma o una ilusión, que lleva a que una masa importante de inversionistas, adopten esta nueva idea. Ello provoca que más y más personas del público inversionista quieran ser parte de esa “moda” y se sientan atraídas ya no por la idea, sino por los rendimientos que brinda dicha situación en el mercado.

Claramente nadie quiere perderse una tendencia alcista y por supuesto que todo el mundo quiere volverse millonario de la noche a la mañana sin mucho esfuerzo. En ese sentido, todos empiezan a pensar que los precios no dejarán de subir nunca y eso cada vez involucra a gente menos experta en mercados financieros. Pero un día sucede lo inesperado para dichas mayorías: la burbuja explota y los precios caen abruptamente.

Burbujas financieras en el tiempo

A lo largo de la historia han existido muchas burbujas financieras, un claro ejemplo es la gran depresión de 1929. Quizás la crisis económica más estudiada y con mayores repercusiones a nivel mundial. Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos experimentó un crecimiento económico que se reflejaba en las cotizaciones de las acciones de ciertas compañías. Tal crecimiento trajo consigo un exceso de confianza. Los bancos soltaban créditos al por mayor y la gente los adquiría pensando que podrían pagar. Sin embargo, cuando llegó el momento de pagar… ¡crash! La crisis duró 7 años y sus consecuencias fueron mundiales.

Los riesgos y los efectos de las burbujas financieras suelen ser negativos, sobre todo en las emociones y sentimientos de los inversionistas. Por ejemplo, cuando alguien pierde todo su patrimonio debido a este fenómeno, responsabiliza de sus malas decisiones al mercado, a la falta de entendimiento en lo que está invirtiendo y la poca diversificación en su portafolio. En ocasiones una mala asesoría ayuda a alimentar a las burbujas, lo que también genera que los inversionistas duden de todo el gremio financiero. En resumen, las burbujas suelen afectar la confianza de los inversionistas promedio en los mercados financieros.

Las burbujas seguirán existiendo, pero ¿qué podemos hacer?

Las burbujas financieras seguirán existiendo, la esperanza de volverse millonario de la noche a la mañana es un gran sueño para muchos. Lo más importante es acercarse a un experto y tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Evitar las modas financieras. Es decir, alejarse de ideas que están en el dominio público suele ser una buena estrategia para evitar ser presa de una burbuja. Existe un viejo refrán que dice compra cuando todo mundo vende y vende cuando todo mundo compra.
  2. Saber tomar decisiones a tiempo. Uno puede beneficiarse de las burbujas en etapas tempranas de la formación, pero hay que saber tomar utilidades y salirse a tiempo antes de que los precios caigan de manera precipitada. Cuando en un activo los precios suben de manera vertical es de esperar que eventualmente los precios caigan de la misma forma.
  3. Evitar tomar decisiones radicales o totalitarias. Un inversionista debe evitar tomar decisiones basadas en un solo evento o situación, lo mejor es atender al principio de diversificación. No porque todo mundo invierta en algo quiere decir que es una buena inversión.
  4. Hacer investigación y análisis. Se debe evitar invertir irracionalmente. Hay que tener presentes los riesgos en los que se incurre, muchas personas creen que hay cierto tipo de inversiones que no tienen en lo absoluto algún tipo de riesgo y eso es falso.

En SURA Inversiones consideramos que, una vez que la persona conoce su perfil de inversionista, el mejor camino a seguir es delegar sus decisiones de inversión a los expertos, quienes cuentan con la experiencia y herramientas tecnológicas para el diseño, construcción y seguimiento de los portafolios de inversión recomendados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce + 9 =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad