Opinión:

  1. Home  »  Opinión   »   Ficrea, callejón sin salida

 

Ficrea, callejón sin salida

Fecha: 21 de enero de 2015 | Autor:

ficreaActivos insuficientes para pagar

– Banca de Desarrollo, al rescate

– Buró de crédito, opciones de fraude

– GEO se levanta de la lona

 

A todas luces el fraude cometido por la sociedad financiera popular Ficrea en contra de miles de ahorradores, hasta ahora el más escandaloso en lo que va de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, se ha convertido en un callejón sin salida tanto para los clientes de ese institución no bancaria, como para las autoridades financieras.

Por un lado, los ahorradores no encuentran respuestas concretas a su demanda de justicia y que les devuelvan íntegros sus ahorros y por el otro la autoridad, léase Comisión Nacional Bancaria y de Valores, encabezada por Jaime González Aguadé, no atina a dar siquiera una respuesta convincente a los afectados. Lejos de eso, se nota que ha exacerbado los ánimos.  

Y aquí cabe destacar que a pesar de que la autoridad ha recuperado una buena cantidad de activos de Ficrea, éstos resultan insuficientes para resarcir el daño total a los ahorradores defraudados por la sofipo.

Hasta ahora la CNBV ha encontrado 3 mil 200 millones de pesos en cartera de crédito que estaban en poder Leadman Trade, intermediaria financiera de Ficrea en el extranjero; también se recuperaron 28 inmuebles, 234 vehículos, mobiliario y equipo que está sujeto a una evaluación para determinar su valor. 

Actualmente hay en curso 58 juicios con un valor aproximado de 200 millones de pesos, ello sumado a productos que pueden ser propiedad de Leadman bajo la figura de fideicomisario, por otros 110 millones de pesos adicionales. Todo ello, según ha documentado la CNBV, será insuficiente para cubrir la totalidad de lo defraudado a los ahorradores.

Lo más curioso del caso es que desde junio del 2014, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, al mando de Alberto Bazbaz, detectó una cantidad importante de transferencias al extranjero que involucraba a 32 personas entre físicas y morales.

Estas transferencias eran para realizar operaciones inmobiliarias en Estados Unidos y España, lo que la Unidad de Inteligencia consideró desde ese entonces que esa actividad reunía los elementos del delito de lavado de dinero o jurídicamente hablando, operaciones con recursos de procedencia ilícita.

En concreto, y de acuerdo a las conclusiones de dicha Unidad, Ficrea captaba recursos y después los desviaba, constituyendo así la irregularidad que ahora se persigue y que al final de cuentas se trata de una actividad que pretende ocultar recursos, lo que se constituye comoblanqueo.

Pero no fue sino hasta el pasado 19 de diciembre cuando la CNBV decidió disolver y liquidar a Ficrea tras encontrar una triangulación de recursos que provocó un desfalco de 2 mil 700 millones de pesos.

Lo anterior afectó a aproximadamente 6 mil 800 ahorradores, de los cuales  58 por ciento solo recuperará, con todo y la venta de activos, una parte proporcional de sus cuentas, toda vez que las Sofipos cuentan con un seguro que garantiza únicamente 131 mil pesos del dinero de cada cliente.  

Se estima que los ahorros totales de los casi 7 mil clientes que estaban en la base de la ahora extinta institución financiera rebasan los 6 mil millones de pesos. 

Otro dato curioso, pero no menos importante por la indiferencia con que se actuó  y que se desprende de la reunión de la semana pasada del titular de la CNBV, Jaime González Aguadé, con los legisladores, es que supuestamente el organismo regulador advirtió tanto al gobierno de Coahuila y al Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal que no podían invertir en Ficrea; sin embargo, hicieron caso omiso. Ambos organismos invirtieron 90 y 110 millones de pesos, respectivamente.

Las preguntas que muchos nos hacemos es ¿por qué la CNBV no actuó antes para cerrar las operaciones de Ficrea e impedir que siguiera captando recursos del público si ya tenía suficientes elementos para intervenir? ¿Acaso hubo negligencia por parte de la autoridad en este caso, como en muchos otros, en los que debería actuar?

Hasta ahora no hay detenidos por el presunto fraude y el problema sigue creciendo como bola de nieve, y ante el clamor de los ahorradores porque les regresen su dinero surge otra pregunta ¿a quién se protege en este asunto?;  porque una institución financiera por muy pequeña que parezca, pero con ese nivel de cartera de crédito, no pasa desapercibida.

El asunto no termina y hay quienes ya apuestan a que, una vez más, el Gobierno Federal aplicará alguna medida para el rescate financiero de los afectados, no sólo con la cobertura de seguro que garantiza únicamente 131 mil pesos del dinero de cada cliente, sino la compra de la cartera de Ficrea vía la Banca de Desarrollo, en particular Nacional Financiera, para dispersar un mayor número de recursos entre los defraudados.  

 

Buró de crédito, opciones de fraude

A propósito de fraudes, le cuento que a nuestra redacción han llegado algunas denuncias sobre las operaciones que algunos empleados del Buró de Crédito llevan a cabo para presuntamente defraudar a quienes están en la lista negra de ese organismo y por tanto no son sujetos de financiamiento.

El asunto no es menor, pues involucra tanto al Buró de Crédito, que dirige Mauricio Gamboa, como a Scotiabank y a la cadena de tiendas OXXO.

Y es que al ingresar a la supuesta página oficial del organismo y después de proporcionar los datos para solicitar el estatus del historial crediticio se puede chatear con una persona que supuestamente te asesora y al preguntarle al respecto te ofrecen dos opciones.

La primera, promete borrar el historial negativo. Para ello, solicitan el pago de mil quinientos pesos, que deberán ser depositados a la cuenta número 5579 2090 7491 0800 de Scotiabank. El pago debe realizarse en cualquiera de las tiendas OXXO e indicarle al operador que es de un Cliente Preferente.

La opción 2 es más atractiva, porque ofrece borrar tanto la deuda como el historial negativo con tan sólo dos mil pesos. Le indican al cliente que el costo real de este servicio es de cuatro mil pesos, pero si el pago se hace el mismo día que se consulta hacen un descuento del 50 por ciento. La operación deberá realizarse, igual que la opción uno.

Cabe destacar que por ley la información de los créditos registrados se eliminan de la base de datos de Buró de Crédito en diferentes periodos de acuerdo al monto del adeudo que mantengan.

Los créditos con adeudos menores a 25 UDIS, más o menos 113 pesos se eliminan después de un año; 500 UDIS, unos 2,260 pesos, desaparecen después de dos años; 1000 UDIS, alrededor de 4, 520 pesos se borran después de 4 años.

Estos plazos comienzan a correr a partir de la primera vez que el otorgante reportó los créditos con un atraso o desde la última vez que actualizó a Buró de Crédito información sobre ellos.

Los datos de los créditos con adeudos mayores a 1000 UDIS se eliminan al cumplir 6 años en la base de datos de Buró de Crédito siempre y cuando sean menores a 400 mil UDIS, más o menos 1.7 millones de pesos, o que el crédito no se encuentre en proceso judicial o que no se haya cometido algún fraude en los créditos.

Estos plazos para borrar la información han sido establecidos por la Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia y por las Reglas Generales emitidas por el Banco de México.

 

Geo se levanta de la lona

Corporación GEO poco a poco se recupera de la debacle financiera que sufrió a mediados del 2013 y anunció que firmó un acuerdo con un grupo de inversionistas encabezados por el fondo Capital Inmobiliario para obtener una línea de crédito por 315 millones de pesos.

Los inversionistas ministrarán recursos a GEO para la edificación y comercialización de vivienda dirigida a diferentes segmentos, así como para capital de trabajo de la compañía

Geo, que en otro tiempo era la mayor constructora del sector, logró el año pasado la protección de la justicia mexicana para reestructurar su deuda bajo un proceso conocido como «concurso mercantil», el cual le permite recibir financiamiento mientras negocia con sus acreedores.

La desarrolladora ha recibido créditos de los bancos Banorte, Santander, Banamex, HSBC, además del financiamiento del Infonavit, el mayor organismo hipotecario de México.

Aunque sus acciones están suspendidas desde julio de 2013, la empresa espera que la obtención de financiamiento le permitirá aumentar la actividad operativa y mejorar su liquidez, mientras sale del concurso mercantil, lo que espera lograr este año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − dieciseis =

 

 

 

Frase del día

  • El presidente López Obrador aclaró que el gobierno federal no tiene intención de nacionalizar la explotación del litio

 

 

Accesibilidad